Taller de Inteligencia emocional

La inteligencia emocional nos da la capacidad de entender y manejar nuestras emociones para que de esta manera podamos entender e influir en la de los demás.

¿Qué es la inteligencia emocional (IE)?

La inteligencia emocional es el conjunto de destrezas, actitudes, habilidades y competencias que determinan la conducta de una persona, y puede definirse como la capacidad de reconocer y ser consciente de nuestros propios sentimientos que se hallan detrás de nuestros comportamientos y los de los demás, lo que nos ayudara a manejar adecuadamente las relaciones sociales, sobretodo al encontrarnos frente a situaciones negativas y cuando nos encontramos bajo presión.

Es vital la capacidad de expresar y entender nuestras emociones, pero igualmente es muy importante comprender las emociones de los demás. Para la convivencia es esencial saber responder a diferentes situaciones cómo que un amigo se encuentre triste, o que un compañero de trabajo este enojado.  Reaccionar frente a las emociones externas es practicamnte instinto natural, y podemos aprender a controlar nuestras reacciones.

Al contrario de lo que ocurre con el coeficiente intelectual, la inteligencia emocional no se establece al nacer, sino que se puede alimentar y fortalecer a través de una combinación del temperamento innato y las experiencias de la vida. Así pues en cualquier momento de la vida se puede aprender a controlar las emociones en diferentes situaciones.

Las categorías de la inteligencia emocional

1. LA CONCIENCIA DE UNO MISMO

La capacidad de reconocer una emoción mientras «sucede» es la clave de la inteligencia emocional, Desarrollar la autoconciencia requiere sintonizarse con los verdaderos sentimientos. Al evaluar  las emociones se puede aprender a manejarlas. Los principales elementos de la autoconciencia son; la conciencia emocional , que nos habla de reconocer las emociones propias y los efectos que tienen, y la autoconfianza que nos habla de nuestra autoestima y nuestras capacidades.

2. AUTORREGULACIÓN

A menudo tenemos poco control sobre cuándo experimentamos las emociones. Sin embargo, Podemos empezar a controlar cuánto tiempo durará la emoción mediante el uso de varias técnicas para aliviar las emociones negativas, como pueden ser la ira, la ansiedad, o la depresión. Algunas de estas técnicas incluyen reformular una situación viendo solo los aspectos positivos, dar un largo paseo para meditar la situación, meditar o rezar. La autorregulación involucra el auto control, mantener los principios de honestidad e integridad, no ser víctima y asumir la responsabilidad de la emoción, ser flexibles y estar abierto a nuevas ideas.

3. MOTIVACIÓN

Motivarse para cualquier logro requiere objetivos claros y una actitud positiva. Aunque puedes estar predispuesto a una actitud positiva o negativa, con esfuerzo y práctica se puede aprender a pensar de manera más positiva. Si captas pensamientos negativos a medida que ocurren, puedes replantearlos en términos más positivos, lo que te ayudará a lograr tus objetivos. La motivación envuelve iniciativa para actuar frente a oportunidades, optimismo a pesar de los obstáculos, realizar un esfuerzo constante para lograr los estándares que buscas y compromiso para alinearte con los objetivos.

4. EMPATÍA

La capacidad de reconocer cómo se sienten las personas es de lo más importante para lograr el éxito en la vida. Cuanto más hábil seas para discernir entre los sentimientos detrás del comportamiento de los demás se puede controlar mejor las señales que la persona envía y reaccionar mejor. Una persona empatica anticipa y detecta las necesidades reales de otras personas, cultiva oportunidades a través de personas diversas, lee las corrientes emocionales y las relaciones de poder en un grupo, comprende a los demás y discierne entre los sentimientos detrás de las necesidades y deseos de los demás.

5. HABILIDADES SOCIALES

El desarrollo de buenas habilidades sociales es equivalente al éxito en la vida. Hoy en día siempre estamos conectados, y todos tenemos acceso inmediato al conocimiento técnico, El diferencial que podemos ofrecer entonces esta en como tratamos a los demás, como empatizamos y negociamos Entre las habilidades sociales se puede encontrar la influencia, la comunicación efectiva, el liderazgo, manejo de conflictos, colaboración y cooperación, la capacidad de crear sinergia grupal y ser agente de cambio.

La inteligencia emocional ayuda a el trabajo colaborartivo en tu organización

Crea un nuevo valor en tu organización, optimiza tus recursos y construye una cultura de innovación.
Escríbenos

La inteligencia emocional, el IQ y la personalidad

La inteligencia emocional aprovecha un elemento fundamental del comportamiento humano que es distinto de su intelecto. No existe una conexión conocida entre IQ e inteligencia emocional; simplemente no se puede predecir la inteligencia emocional en función de lo inteligente que es alguien. La inteligencia es su capacidad de aprender, y es lo mismo a los 15 años como a los 50 años. La inteligencia emocional, por otro lado, es un conjunto flexible de habilidades que se pueden adquirir y mejorar con la práctica. Aunque algunas personas son naturalmente más inteligentes emocionalmente que otras, se puede desarrollar una inteligencia emocional alta en cualquier momento de la vida, ya que no se nace con ella. 

La personalidad es la pieza final del rompecabezas. Es el «estilo» estable que define a cada uno de nosotros. La personalidad es el resultado de preferencias preestablecidas, como la inclinación hacia la introversión o la extroversión. Sin embargo, al igual que el IQ, la personalidad no puede usarse para predecir la inteligencia emocional. También como el IQ, la personalidad es estable durante toda la vida y no cambia.

IQ, inteligencia emocional y personalidad, cada uno cubre un terreno único y ayuda a explicar qué hace que una persona funcione.

CONTÁCTANOS

¿Quieres implementar este tema en tu organización?

¡Contáctanos!  llena el formulario y recibe una sesión de cortesía.

9 + 3 =